Archivo mensual: agosto 2012

Sana, sana, culito de rana (en Hablando de Ciencia)

Llevo ya unos meses colaborando en la plataforma de divulgación llamada Hablando de Ciencia, aunque hasta ahora no había escrito ninguna entrada. Mi participación se limitaba a los debates entre los redactores, y a las secciones de Lo mejor de la semana y Pregunta a HdC.

Finalmente he sacado el tiempo para escribir allí, y así comienza mi primera entrada:

A más de uno le sonará la expresión “sana, sana, culito de rana, si no sana hoy sanará mañana” (o variantes de la misma) que suele emplear un adulto para calmar el dolor que sufre un niño cuando se ha dado un golpe. La frase suele pronunciarse mientras se acaricia, frota o besa la zona dolorida. Muchas madres han tratado de calmar así el dolor de sus hijos durante mucho tiempo pero, ¿realmente funciona? ¿hay alguna explicación científica? Para responder a estas preguntas debemos saber algo más acerca de los mecanismos del dolor.

(Puedes seguir leyendo esta entrada aquí)

 

Moisés García Arencibia

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Neurociencia

¿Palomitas que causan alzhéimer?

La semana pasada apareció por internet una noticia que decía que un ingrediente de las palomitas podía causar alzhéimer. Se pudo leer en numerosos medios de comunicación en español y en inglés, y había varios tuits haciéndose eco de la misma. Dado que estos días de vacaciones estoy aprovechando para ir al cine más de lo que normalmente voy, y de cuando en cuando acompaño el visionado de la película con la ingesta de unas palomitas de maíz (o “roscas”, como se les llama en Gran Canaria) decidí leer algo más sobre el tema, para ver si tenía que estar realmente preocupado o no.

Palomitas (Fuente: Wikicommons)

En la web de la revista Muy Interesante titulaban la noticia diciendo “Un ingrediente de las palomitas con sabor a mantequilla causa alzhéimer“. Tras leer este titular me surgieron inmediatamente un par de preguntas: 1º) ¿Cuál es este ingrediente tan dañino? y 2º) ¿Cómo causa alzhéimer? La respuesta a estas preguntas aparecían de esta forma en la noticia:

1º) el diacetilo, una sustancia que, además de dar sabor a las palomitas que se cocinan en microondas, se encuentra presente en las margarinas, así como en algunos snacks y caramelos.

2º) el diacetilo tiene una estructura molecular muy parecida a la sustancia que hace que las proteínas beta-amiloides precipiten en el cerebro y formen las placas causantes de la enfermedad de Alzheimer. De acuerdo con los investigadores, esto explica por qué los experimentos muestran que el diacetilo acelera la aparición de esta enfermedad neurodegenerativa.

Depósitos de beta-amiloide (Fuente Wikicommons)

Este segundo punto ya me hizo saltar la alarma cuando habla de las “placas causantes de la enfermedad de Alzheimer”. Salvo en el pequeño porcentaje de casos (1-5%) en los que se ha identificado una mutación genética, la causa de la enfermedad de Alzheimer no está clara. Si bien es cierto que aparecen depósitos de beta-amiloide que forman las placas seniles, hoy en día está cada vez más claro que no son la causa de la enfermedad, sino una de las consecuencias de la misma. Entre otras cosas, se ha visto que la eliminación de estas placas mediante una terapia inmune no mejoraba los síntomas del alzhéimer. Así pues, ¿cómo podían decir los investigadores que “el diacetilo acelera la aparición de esta enfermedad neurodegenerativa”? La investigación se había publicado en Chemical Research in Toxicology, así que decidí ir directamente a leer el artículo a ver si lo que decían era tal y como contaban en la noticia.

El artículo se titula “The Butter Flavorant, Diacetyl, Exacerbates β-Amyloid Cytotoxicity” [El saborizante a mantequilla, diacetilo, agrava la citotoxicidad del β-Amiloide]. El artículo indica como el diacetilo aumenta la velocidad de agregación del beta-amiloide soluble y, al mismo tiempo, su toxicidad en un modelo in vitro. Esto quiere decir que no se sabe qué pasaría si a un ser vivo se le diera diacetilo, simplemente podemos saber qué es lo que ocurre cuando se añade determinada concentración del compuesto a un tipo de células en cultivo. Aún así, la noticia decía más acerca del diacetilo:

“esta sustancia atraviesa con facilidad la barrera hematoencefálica que protege al cerebro de sustancias peligrosas”

Los investigadores no han demostrado que el diacetilo cruce la barrera hematoencefálica. Lo que los autores del artículo han demostrado es que el diacetilo es capaz de cruzar una monocapa de células que sirven como modelo in vitro de esta barrera hematoencefálica. Por lo tanto, todo los datos del artículo se refieren al efecto que tiene el diacetilo en células que se encuentran en una placa Petri por lo que, desde mi punto de vista, pasar de eso a decir que causa alzhéimer hay un salto demasiado grande.

Diacetilo (Fuente: Wikicommons)

A pesar de la evidente exageración de los periodistas, ¿es peligroso el diacetilo? ¿empezarán los quimiofóbicos una nueva cruzada contra este compuesto ahora que su nombre sale a la palestra? El diacetilo, también conocido como butanediona o 2,3-butanediona, aparece durante la fermentación como un producto secundario de la síntesis de valina. Aparece de forma natural en algunas bebidas alcohólicas como el vino Chardonnay o algunas cervezas inglesas tipo Ale. Además, se añade a algunos productos como la margarina para darles sabor a mantequilla. Es cierto que hace unos años se descubrió un elevado número de casos de bronquiolitis obliterante, una grave enfermedad pulmonar, entre los trabajadores de las fábricas donde se producía el diacetilo, cuando se calentaba y se inhalaba este compuesto durante largos periodos de tiempo. Es por eso que muchas empresas productoras de palomitas de maíz en los Estados Unidos sustituyeron el diacetilo por otros saborizantes, minimizando así el riesgo para sus trabajadores. Pero una vez que este riesgo es conocido, si se toman las medidas de seguridad adecuadas para los trabajadores, ¿cuál es el riesgo para el consumidor? Según la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA por sus siglas en inglés), en un informe del 2011 donde evaluaban distintos saborizantes, el diacetilo no presenta riesgos para la salud a las dosis a las que se consume habitualmente. Es más, el informe indica que el diacetilo aparece de forma endógena en el ser humano.

Tras haber leído un poco más sobre el tema, yo al menos seguiré consumiendo palomitas de maíz cuando me apetezca sin preocuparme en exceso de desarrollar alzhéimer, y tendré cuidado de no ir a una fábrica a inhalar vapores de diacetilo para proteger mis pulmones.

Moisés García Arencibia

Referencias:

ResearchBlogging.org
More SS, Vartak AP, & Vince R (2012). The Butter Flavorant, Diacetyl, Exacerbates β-Amyloid Cytotoxicity. Chemical research in toxicology PMID: 22731744

David A. Pérez Martínez (2012) Terapias inmunológicas en la enfermedad de Alzheimer: “primum non nocere”. Neurowikia.

EFSA Panel on Food Contact Materials, Enzymes, Flavourings and Processing Aids (CEF); Scientific Opinion on Flavouring Group Evaluation 11, Revision 2 (FGE.11Rev2): Aliphatic dialcohols, diketones, and hydroxyketones from chemical groups 8 and 10. EFSA Journal 2011; 9(2):1170.

Otsuka, M., Harada, N., Itabashi, T., Ohmori, S., 1999. Blood and urinary levels of ethanol, acetaldehyde, and C4 compounds such as diacetyl, acetoin, and 2,3-butanediol in normal male students after ethanol ingestion. Alcohol 17(2), 119-124.

9 comentarios

Archivado bajo Neurociencia, Salud