Archivo de la categoría: Salud

La Ardilla de Oro

Aludiendo al antiguo dicho de que “una ardilla podía recorrer la Península Ibérica de rama en rama, sin tocar el suelo.” el blog Metros por Segundo ha creado el juego de cultura científica La Ardilla de Oro. En este, cada concursante irá saltando de blog en blog, contestando una pregunta en cada bitácora. Hay preguntas de Física, Astronomía, Química, Matemáticas, Biología, Medicina, Tecnología y Humanidades. La primera de las ardillas que llegue al último árbol habiendo respondido correctamente a cada una de las cuestiones será coronada como La Ardilla de Oro. Para participar, tenéis que enviar una solicitud completando el formulario que encontraréis en la página dedicada al evento.

La primera pregunta del concurso, desde donde debéis comenzar vuestra ruta de saltos de blog en blog, se encuentra en el blog organizador, Metros por Segundo, así que si no habéis iniciado aún vuestra ruta, debéis ir aquí.

Si has seguido bien tu hoja de ruta, debes haber llegado aquí desde El Celuloide de Avogadro.

Este blog participa con una pregunta dedicada a la MEDICINA, en concreto a la NEUROCIENCIA, que es la número 24 de este viaje de blog en blog:

24. Uno de los padres de la medicina moderna dijo que “En la historia de la medicina, hay pocas ocasiones en que una enfermedad haya sido descrita de forma tan exacta, tan gráfica y tan breve” ¿Qué enfermedad es esta, que lleva el nombre de uno de los médicos que la describió (otros lo habían hecho antes) en el primero de los dos únicos artículos que escribió en su vida?

Ahora debes saltar al siguiente árbol, que es El blog de Melquíades.

¡Suerte en tu viaje!

Imagen modificada de University of Michigan LSA

Imagen modificada de University of Michigan LSA

 

Ya hay ganador de la I Edición de la Ardilla de Oro

 

El vencedor de la I Edición de La Ardilla de Oro, tras haberse impuesto a más de un centenar de participantes, fue José Luis “Pepelu” Bueno López, estudiante de doctorado en Ingeniería Mecánica. Enhorabuena, Pepelu.

 

Moisés García Arencibia

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Neurociencia, Salud

Ayuda a la investigación donando tu cara

Tras un par de meses desconectado del blog, escribo esta entrada no porque sea Halloween, sino porque a partir de la media noche del 31 de Octubre dará comienzo una nueva edición de Movember. ¿Qué es Movember? Movember es un movimiento internacional que trata de recaudar fondos para programas de salud masculina que investigan  para combatir el cáncer de próstata y testículos, y para programas de concienciación y educación.

¿Cómo se puede ayudar? Movember reta a los hombres a que se dejen crecer el bigote durante el mes de noviembre. Las reglas son sencillas: el día 1 hay que afeitarse completamente la cara, y dejar crecer el bigote durante todo el mes. Haciendo esto, nos convertimos en anuncios andantes, ya que la gente que no esté acostumbrada a vernos con ese look (completamente afeitado, en mi caso, o con bigote, más adelante) nos preguntará a qué se debe, y podremos contarle lo importante que es la investigación en el cáncer de próstata y de testículos, y animarles a que donen a la campaña.

Puede parecer una tontería, pero cuando la gente a tu alrededor ve que te lo tomas en serio, termina colaborando. El dinero se puede donar a través de la web de Movember, y no va para la persona a la que donas, sino directamente a la organización, que luego lo repartirá en varios programas de investigación por distintos países (se puede ver un informe en su web).

Entonces, ¿solo pueden participar los hombres? Pues no, aunque los hombres participan dejándose crecer el bigote, las mujeres también pueden crearse un perfil en la web de Movember y recaudar dinero para la causa. El año pasado, una compañera de laboratorio se dedicó a vender broches con forma de bigote, y otra vendía pastelillos en la pausa del café con forma de mostacho también.

Aunque a algunos no os suene de nada esto que os cuento, Movember empezó en el año 2003, en Australia, y el año pasado participaron 1.1 millones de personas que lograron recaudar 113.5 millones de euros.

Desde este blog os animo a que participéis, registrándoos en la web de Movember (es.movember.com) y dejándoos crecer un bigote, como Mo Bros(ellos), o colaborando de cualquier otra forma, como Mo Sistas (ellas). Y si no, siempre podéis ayudar con vuestros donativos. Si queréis colaborar donando a través de mi perfil, podéis verlo en movember.co/Moises. Iré actualizándolo con fotos del mostacho. De momento ya está la foto de hoy, día -1, con la barba que desaparecerá mañana para dejar una cara lampiña en la que crecerá el bigote.

Moisés García Arencibia

1 comentario

Archivado bajo Salud

Gran Hermano magufo: la terapia neural

GH_logo Gran Hermano es un programa de entretenimiento que lleva ya 14 ediciones. Para algunos es un misterio cómo ha podido aguantar tanto en televisión, aunque si la cadena que lo emite continúa haciéndolo es porque seguirá teniendo audiencia. El programa debe gran parte de su éxito a su presentadora, Mercedes Milá. Esta, consciente de ello, se permite hacer, en sus propias palabras, “lo que le sale del bolo”. Esto incluye, al menos en esta edición, el promover la pseudociencia a la mínima oportunidad.  En Gran Hermano se han pasado definitivamente al bando magufo.

Hace unas semanas, Mercedes Milá se dedicó a publicitar el libro “La enzima prodigiosa” de Hiromi Shinya tanto en televisión como en la radio. Incluso lo metió en la casa de Gran Hermano para que lo leyeran los concursantes. A pesar de las bondades que ella pueda decir sobre el método descrito en este libro, no es más que “una enorme sucesión de falacias y teorías pseudocientíficas”  como muy bien explicó Centinel en el blog “Lo que dice la ciencia para adelgazar”. Les recomiendo que pasen por allí y lean la crítica al libro. Posteriormente le han dado también un buen repaso en Los productos naturales ¡vaya timo!, Comer o no comer y El nutricionista de la general.

Mercedes-Mila-ensena-las-braga_54374354538_53699622600_601_341Pero no contenta con publicitar su libro favorito del momento, Mercedes Milá comenzó poco después a recomendar la “terapia neural“. Esta “terapia” fue inventada por Ferdinand y Walter Huneke, dos hermanos alemanes, cuando en 1925 curaron la migraña crónica de su hermana al inyectar de forma accidental un preparado que contenía procaína, un anestésico local.  En los años siguientes desarrollaron su teoría y basaron el efecto de su tratamiento en el “Fenómeno en segundos” (por la rapidez con la que aparecían los resultados) y el “Efecto curativo a distancia” (porque pinchando en una zona del cuerpo podían “curar” otra zona distante).  Posteriormente desarrollaron la teoría de “Campos interferentes”, que dice que en una persona enferma, la “energía vital” no fluye correctamente (principalmente a través el sistema nervioso autónomo o vegetativo), y la terapia neural es capaz de restablecer este flujo. 

32964_mercedes_mila_se_desnudo_en_la_gala_de_gran_hermano_catorce___foto__telecinco_Casi 90 años después de su descubrimiento, sus seguidores siguen creyendo en estos principios y afirman que la terapia neural puede curar muchas enfermedades agudas, crónicas y degenerativas. Poco les importa que no se haya publicado ningún ensayo clínico riguroso en una revista científica seria, ni que nadie haya sido capaz de describir o medir esa supuesta “energía vital” de la que también hablan otras pseudociencias como la acupuntura o el reiki. Además, los creyentes en esta magufada usan otros términos habituales en las pseudoterapias como auto-curación, holístico, e incluso “efecto cuántico” para tratar de dar explicación a el sinsentido de que aplicar una dosis pequeña de un anestésico local en una parte del cuerpo pueda curar una gran variedad de enfermedades, cuando lo único que hay es efecto placebo y “amimefuncionismo”. 

Parece que en Gran Hermano, Mercedes Milá tiene carta blanca no solo para enseñar su ropa interior siempre que le venga en gana, sino también para promocionar pseudoterapias.  Querida Mercedes, desde aquí te pido que pienses en el daño que le puedes causar a mucha gente con eso que haces en el programa que presentas.

Moisés García Arencibia

6 comentarios

Archivado bajo Magufo, Salud

Cuentos chinos contra el cáncer de páncreas

Hace un par de meses apareció en algunos medios la noticia de que una planta medicinal china podía curar el cáncer de páncreas. Enseguida, numerosas webs y foros de internet comenzaron a llenarse de comentarios quimiofóbicos y conspiranoicos. Que si la medicina natural es lo mejor, que si las farmacéuticas no quieren que sepamos del poder curativo de las plantas porque entonces no ganarían dinero, que si hay que volver a la medicina milenaria oriental, bla, bla, bla… ¿Qué hay de cierto en la noticia que causó todo este revuelo?

Tripterygium wilfordii

El periódico “El Mundo” hablaba de “Una hierba china contra el cáncer de páncreas“, y el primer párrafo de la noticia terminaba con la siguiente frase:

Una de esas plantas, usada desde hace años por la medicina tradicional china, ha demostrado en ratones potencial contra el cáncer de páncreas.

Por su parte, el popular sitio web ALT1040 (número 1 en el ranking general de eBuzzing en diciembre de 2012) titulaba la noticia de la siguiente manera: “Lei gong teng: la planta medicinal china que mata el cáncer de páncreas“. También en su primer párrafo, se podía leer lo siguiente:

utilizada en la medicina tradicional china desde hace siglos podría ser una nueva vía esperanzadora contra el cáncer de páncreas. Investigadores de la Universidad de Minessota han publicado un estudio donde se acabó con los tumores pancreáticos en ratones. Pronto podría ser testada en humanos.

Thor, dios del trueno.

La planta de la que hablan las noticias es la Tripterygium wilfordii, conocida también como lei gong teng o como “viña del dios del trueno“. Es una planta que se empleaba en la medicina tradicional china para tratar cosas tan dispares como edemas, fiebre, resfriados o el ántrax. La planta, como muchas otras que presentan indicios de utilidad terapéutica, ha sido analizada y estudiada para comprobar sus efectos y los de algunos de sus compuestos de forma aislada. Varios de estos compuestos parecen tener actividad inmunosupresora, antiinflamatoria y efectos inhibidores de la fertilidad masculina.

Uno de estos compuestos presentes en el lei gong teng, el triptolide, había demostrado potencial antitumoral en ensayos in vitro. Ahora, según ALT1040, el compuesto habría demostrado su eficacia en ratones con cáncer de páncreas. Este cáncer es uno de los que tiene peor prognosis, debido a que suele detectarse bastante tarde. La tasa de supervivencia un año después del diagnóstico es de un 20%, y a los 5 años es de solo un 5%. Por lo tanto, la aparición de un fármaco capaz de combatirlo con eficacia debería ser una buena noticia. El problema viene cuando la noticia no está bien explicada.

En ALT1040 citan como fuente de su noticia al portal Bloomberg, y enlazaba al artículo titulado “Drug From Chinese ‘Thunder God Vine’ Slays Tumors in Mice“. Las primeras 6 palabras de ese artículo dicen “A drug made from a plant”, lo que significa “un fármaco hecho a partir de una planta”. Véase la diferencia entre A) que la planta cure, B) que un compuesto de la planta cure, y C) que un compuesto sintetizado a partir de la planta cure. Y es que, si uno sigue leyendo la noticia de Bloomberg, o va directamente al artículo original publicado en Science Translational Medicine [1], puede ver que lo que han hecho los investigadores es diseñar un nuevo fármaco basado en el triptolide y que mejora las propiedades de éste. Dado que el triptolide tiene una solubilidad muy pobre, los autores, de la Universidad de Minnesota, diseñaron un compuesto con mejor solubilidad a partir de la molécula de triptolide. A este compuesto le llamaron Minnelide.

Conversión del triptolide en Minnelide.

Este compuesto no aparece en la noticia de ALT1040. En la noticia de El Mundo, aparece al final del tercer párrafo, cuando dicen que:

investigadores de la Universidad de Minnesota (EEUU) han diseñado un derivado sintético de esta planta, al que bautizaron como minnelide.

¿A qué viene entonces el título de la noticia y el primer párrafo de El Mundo, diciendo que una planta tradicional china es la responsable del efecto observado? Esta irresponsabilidad a la hora de dar la noticia es la que hace que numerosas personas alimenten su quimiofobia y sigan cayendo en la falacia del recurso a lo natural, pensando que lo natural es mejor que lo sintético. Como se ha demostrado en esta ocasión, este no es el caso y el fármaco sintético mejora las propiedades del compuesto natural. Además, para aquellos que aún así consideren mejor consumir la planta, que sepan que tanto la  UK Medicines and Healthcare products Regulatory Agency (MHRA) del Reino Unido como la State Food and Drug Administration (SFDA) de China han advertido del riesgo que conlleva su consumo, debido a los efectos secundarios significativos causados por los distintos compuestos presentes en la planta.

No quisiera terminar sin mencionar al diario ABC. A pesar de que en alguna ocasión les he dado un tirón de orejas por algunas de las noticias de su sección de ciencia, en esta ocasión les quiero felicitar porque en este caso han sabido explicar la noticia muy bien en su artículo titulado “Prueban un fármaco eficaz en cáncer de páncreas“.

Y con esta entrada, que  participa en la XX edición del Carnaval de Química organizado por la genial @bioamara en el blog La Ciencia de Amara, me despido hasta el año que viene, deseándoles a todos un feliz año 2013.

 

Moisés García Arencibia

Referencias:

1. Chugh et al. (2012) A Preclinical Evaluation of Minnelide as a Therapeutic Agent Against Pancreatic Cancer. Sci Transl Med 4: 156ra139. DOI: 10.1126/scitranslmed.3004334

8 comentarios

Archivado bajo Carnaval, Salud

Crónica de la Semana de la Ciencia: ¿Qué hace el cannabis en tu cerebro?

Esta semana ha dado comienzo la 12 Semana de la Ciencia de Madrid (que en realidad dura 2 semanas, del 5 al 18 de Noviembre). Durante estos días, se intenta acercar la Ciencia a todos los públicos, con distintas actividades: mesas redondas, conferencias, talleres, proyecciones, etc… La Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides (SEIC), de la que formo parte desde hace muchos años, participó con una actividad titulada “¿Qué hace el cannabis en tu cerebro?” que se desarrolló durante los días 5 y 6 de Noviembre.

Las actividades del primer día tuvieron lugar en el Caixaforum, y asistieron unas 130 personas. Aunque estaba abierta al público en general, estaba pensada principalmente para estudiantes de secundaria y bachillerato, y estos eran mayoría entre el público, ya que unos cuantos profesores trajeron a sus alumnos a estas jornadas. Tras una breve presentación, el Dr. Manuel Guzmán, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la UCM, explicó de forma muy didáctica qué es el cerebro y cómo actúan las drogas sobre él, haciendo especial hincapié en el cannabis. Habló del mecanismo de acción de los cannabinoides, los compuestos de la planta de la marihuana (Cannabis sativa), y de la existencia de un sistema cannabinoide endógeno, que regula distintas funciones en nuestro organismo (apetito, dolor, movimiento, émesis, memoria, aprendizaje,…) actuando en distintas áreas del cerebro.

De izquierda a derecha: Ismael Galve-Ropehr (organizador), Javier Fernández-Ruiz (moderador) y Manuel Guzmán (ponente).

Tras una breve pausa, comenzó la parte más entretenida de la mañana: la mesa redonda. Los asistentes preguntaban cualquier cosa que quisieran saber sobre el cannabis y su acción en el cerebro, y estas eran respondidas por los miembros de la mesa (2 catedráticos, 1 profesor titular, 1 profesor ayudante doctor, 2 investigadores postdoctorales y 1 becario predoctoral). Recibimos preguntas de todo tipo. La primera fue “¿Es mejor fumar marihuana o hachís?“, a las que siguieron otras como “¿Cuál es la diferencia entre fumarlo solo o mezclado con tabaco?”, “¿El cannabis mata neuronas?”, “¿La pérdida de memoria que produce el cannabis es temporal o permanente?”, o “¿Cuál es el riesgo de psicosis cannábica?”. Tras perder la timidez inicial, los chavales no paraban de hacer preguntas y de no ser por las limitaciones del horario impuesto, podríamos haber seguido allí respondiendo a sus dudas durante mucho más tiempo.

Algunos de los miembros de la mesa redonda.

El segundo día tuvieron lugar los talleres en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. El objetivo era que se consolidaran los conocimientos adquiridos el día anterior. Asistieron unos 80 alumnos de secundaria, que fueron divididos en pequeños grupos que participaron en las siguientes actividades:

  • Manejo de modelos de plástico del cerebro humano. Los modelos pueden desmontarse para permitir observar las distintas áreas y así explicar dónde llevan a cabo sus principales acciones los cannabinoides.
  • Representar una sinapsis y el mecanismo neuromodulador de los cannabinoides en la misma, empleando plastilina.
  • Resolver sopas de letras, autodefinidos y una serie de preguntas relacionadas con los cannabinoides y su acción en el cerebro.
  • Emplear un programa informático que permite visualizar las áreas cerebrales de interés.

Además, los alumnos, esta vez fuera del control directo de sus profesores, aprovecharon para seguir haciendo más preguntas. No solo sobre los cannabinoides sino, aprovechando que proyectábamos imágenes de nuestros experimentos (principalmente de microscopía de fluorescencia) preguntaron cómo podíamos detectar proteínas en las células o cómo las veíamos al microscopio.

Los participantes manejando los modelos de cerebro humano.

Personalmente, la experiencia me resultó muy positiva. Ya había dado charlas en institutos y colegios mayores sobre el efecto de la marihuana en el cerebro, pero no había hecho talleres con los adolescentes, y me gustó mucho ver el interés que ponían en lo que hacían. En cuanto a si a ellos les gustó la experiencia, me quedo con la frase que decía uno al marcharse, que era algo así como “Jo, y yo que creía que lo sabía todo sobre los porros”.

PD: Si queréis que alguno de los miembros de la SEIC vaya a dar alguna charla (hay miembros en casi toda España), podéis decírmelo a mí o contactar con la propia SEIC a través de su web.

Moisés García Arencibia

Esta entrada participa en la XIX edición del Carnaval de Química  organizado por @scariosHR en el blog de LEET ME Explain

11 comentarios

Archivado bajo Carnaval, Neurociencia, Salud

Acupuntura, dolor crónico y efecto placebo.

(Fuente: Wikicommons)

La acupuntura le gana la batalla al dolor crónico“. Así de contundente titulaba el diario ABC uno de sus  artículos hace dos semanas. La noticia seguía con un subtítulo que decía “Un estudio ha demostrado que la tradicional técnica china puede mitigar la artritis, las migrañas y los dolores de espalda”. Con la cantidad de gente que sufre esos dolores, que disminuyen muchísimo su calidad de vida y que en ocasiones pueden llegar a ser incluso incapacitantes ¿se ha conseguido por fin la solución a sus problemas? ¿Se ha demostrado por fin que las terapias tradicionales chinas (o las “terapias alternativas” en general) pueden ser mejores que la Medicina convencional? ¿Habían descrito por fin cómo funciona la acupuntura?. No podía quedarme con estas dudas, así que decidí seguir leyendo.

(Fuente: Wikicommons)

¿En qué consiste la acupuntura? Se basa en la inserción de agujas (así que nada de “natural”) en determinados puntos de la piel. Estimulando estos puntos (hay unos 400), se consiguen corregir los desequilibrios del “qi” (chi), la energía vital que fluye a través de los 20 “meridianos” que cruzan el cuerpo. Hasta la fecha, nadie ha conseguido demostrar la existencia del qi o de los meridianos, pero parece que a algunos eso no les importa. Se han realizado estudios acerca de la utilidad de la acupuntura para el tratamiento de adicción a drogas, depresión, insomnio, miopía, esquizofrenia, autismo, etc… sin ninún resultado positivo. En las pocas situaciones en que parecía tener algún efecto, como en el caso del tratamiento de las náuseas y los vómitos, la realización de estudios de mejor calidad han terminado por demostrar que no funciona.

¿Qué tiene este estudio que menciona ABC de diferente? Según el periódico, el estudio, publicado en Archives of Internal Medicine, es el más exhaustivo que se ha realizado hasta la fecha. Dice que los investigadores “realizaron pruebas aleatorias controladas en 17.922 pacientes”. Esto es mentira. Lo que los investigadores han hecho es revisar la literatura existente sobre el uso de la acupuntura para tratar el dolor crónico, seleccionar (basándose en criterios establecidos a priori) aquellos trabajos que son mejores desde el punto de vista metodológico, y analizar los datos de todos ellos juntos. Esto es lo que se conoce como metaanálisis. Los investigadores incluyeron finalmente 29 estudios científicos en su metaanálisis. La particularidad es que contaron con los datos originales que se obtuvieron en cada uno de esos estudios,  gracias a la colaboración entre los distintos grupos de investigación.

Siguiendo con la noticia del ABC, dice que el estudio ha sido financiado por los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH por sus siglas en inglés). Quizá piensan que así el estudio tiene más credibilidad. En cualquier caso, la realidad es que el estudio está financiado por el Centro Nacional para la Medicina Alternativa y Complementaria (NCCAM) y por el Instituto Samueli, que promueve la investigación en terapias alternativas.

Fuente: Wikicommons

En cuanto a los resultados, el metaanálisis comparaba cómo mejoraba el dolor crónico en pacientes que recibían tratamiento con acupuntura, comparado con pacientes que no recibían tratamiento alguno y con pacientes que recibían acupuntura “simulada” (que el ABC llama “de mentiritas” [sic]). Un tercio de los artículos empleados en el metaanálisis no incluían un grupo de pacientes con acupuntura simulada. En aquellos que la incluían, el método para simular la acupuntura no era el mismo. En unos, las agujas se clavaban solo superficialmente. En otros, las agujas no se clavaban, sino que entraban en su funda cuando se presionaban sobre la piel. En otros casos, las agujas se clavaban en sitios que no correspondían a los puntos tradicionales de acupuntura (y que, por tanto, no iban a mejorar el flujo del supuesto qi a través de los supuestos meridianos). Esto además hace que los estudios de doble ciego (donde ni el paciente ni el investigador saben si están administrando el tratamiento o el control) sean casi inexistentes, ya que el investigador sabe si está clavando la aguja o no, si ésta entra a la profundidad adecuada y si está en el punto en que debería estar. Además, el estudio cuenta con algunos problemas estadísticos que no voy a mencionar aquí, pero que están explicados en el análisis que A.L. Avins hace de este estudio en la propia revista donde se publicó.

Lo mejor de todo es que, la conclusión del metaanálisis es que aunque la acupuntura tiene un ligero efecto beneficioso sobre el dolor crónico, el efecto es el mismo que el de la acupuntura simulada. Esto quiere decir que la acupuntura no está actuando sobre el qi ni sobre ninguna otra cosa, sino que su acción se debe al efecto placebo. Aún así, hay quien defiende que aunque solo sea por el efecto placebo, la acupuntura debería poder usarse para calmar el dolor. Es lo que indica el antes mencionado A.L. Avins en su comentario acerca del metaanálisis y lo que dicen algunos medios de comunicación como la CBS, que indica que “Placebo or not, acupuncture can help with pain” [Placebo o no, la acupuntura puede ayudar con el dolor].

(Fuente: Wikicommons)

¿Qué es el efecto placebo? Es la mejora de la condición médica que no se puede atribuir a la medicación o al tratamiento que se haya administrado. Este efecto es mayor cuando se miden efectos subjetivos (como la sensación de dolor) y menos o casi inexistente cuando se miden efectos objetivos (presión sanguínea, por ejemplo). Se ha indicado que el efecto placebo es psicológico, y se basa en las expectativas del paciente y en el condicionamiento. El hecho de que el paciente acuda a un centro médico a recibir un tratamiento que le han dicho que le va a curar, hace que su cerebro “se lo crea”, y por lo tanto ocurren cambios en el cuerpo como reducción del estrés, que facilitan la mejora de la condición del paciente.

Entonces, si el efecto placebo existe, ¿está bien recomendarle a un paciente que se someta a un tratamiento que no funciona más allá del efecto placebo, como sostienen algunos? Bueno, desde el punto de vista ético, el médico estaría mintiéndole al paciente al decirle que la terapia a la que le van a someter (y que va a pagar, que las terapias alternativas no son gratis) tiene alguna utilidad médica más allá del efecto placebo. Si le dice la verdad, estaría disminuyendo el efecto placebo ya que, recordemos, este se basa en las expectativas del paciente. Por otro lado, el efecto placebo no es siempre beneficioso e inocuo. El hecho de que algunas terapias alternativas puedan tener ligeros efectos debido al efecto placebo puede hacer que la gente piense que realmente funcionan y que dejen de lado la verdadera Medicina para echarse en brazos del primer curandero que, como una vez le alivió la jaqueca, seguro que también le puede curar ese cáncer de páncreas (recuerden a Steve Jobs).

Moisés García Arencibia

Esta entrada participa en el XVI Carnaval de Biología que se celebra en este mismo blog.

Referencias:
ResearchBlogging.org Vickers AJ, Cronin AM, Maschino AC, Lewith G,MacPherson H, Foster NE, Sherman KJ, Witt CM, Linde K, for the Acupuncture Trialists’ Collaboration (2012). Acupuncture for Chronic Pain. Individual Patient Data Meta-analysis. Archives of Internal Medicine : 10.1001/archinternmed.2012.3654

ResearchBlogging.org Avins, AL (2012). Needling the Status Quo. Comment on “Acupuncture for Chronic Pain” Archives of Internal Medicine : 10.1001/archinternmed.2012.4198

28 comentarios

Archivado bajo Magufo, Salud

¿Palomitas que causan alzhéimer?

La semana pasada apareció por internet una noticia que decía que un ingrediente de las palomitas podía causar alzhéimer. Se pudo leer en numerosos medios de comunicación en español y en inglés, y había varios tuits haciéndose eco de la misma. Dado que estos días de vacaciones estoy aprovechando para ir al cine más de lo que normalmente voy, y de cuando en cuando acompaño el visionado de la película con la ingesta de unas palomitas de maíz (o “roscas”, como se les llama en Gran Canaria) decidí leer algo más sobre el tema, para ver si tenía que estar realmente preocupado o no.

Palomitas (Fuente: Wikicommons)

En la web de la revista Muy Interesante titulaban la noticia diciendo “Un ingrediente de las palomitas con sabor a mantequilla causa alzhéimer“. Tras leer este titular me surgieron inmediatamente un par de preguntas: 1º) ¿Cuál es este ingrediente tan dañino? y 2º) ¿Cómo causa alzhéimer? La respuesta a estas preguntas aparecían de esta forma en la noticia:

1º) el diacetilo, una sustancia que, además de dar sabor a las palomitas que se cocinan en microondas, se encuentra presente en las margarinas, así como en algunos snacks y caramelos.

2º) el diacetilo tiene una estructura molecular muy parecida a la sustancia que hace que las proteínas beta-amiloides precipiten en el cerebro y formen las placas causantes de la enfermedad de Alzheimer. De acuerdo con los investigadores, esto explica por qué los experimentos muestran que el diacetilo acelera la aparición de esta enfermedad neurodegenerativa.

Depósitos de beta-amiloide (Fuente Wikicommons)

Este segundo punto ya me hizo saltar la alarma cuando habla de las “placas causantes de la enfermedad de Alzheimer”. Salvo en el pequeño porcentaje de casos (1-5%) en los que se ha identificado una mutación genética, la causa de la enfermedad de Alzheimer no está clara. Si bien es cierto que aparecen depósitos de beta-amiloide que forman las placas seniles, hoy en día está cada vez más claro que no son la causa de la enfermedad, sino una de las consecuencias de la misma. Entre otras cosas, se ha visto que la eliminación de estas placas mediante una terapia inmune no mejoraba los síntomas del alzhéimer. Así pues, ¿cómo podían decir los investigadores que “el diacetilo acelera la aparición de esta enfermedad neurodegenerativa”? La investigación se había publicado en Chemical Research in Toxicology, así que decidí ir directamente a leer el artículo a ver si lo que decían era tal y como contaban en la noticia.

El artículo se titula “The Butter Flavorant, Diacetyl, Exacerbates β-Amyloid Cytotoxicity” [El saborizante a mantequilla, diacetilo, agrava la citotoxicidad del β-Amiloide]. El artículo indica como el diacetilo aumenta la velocidad de agregación del beta-amiloide soluble y, al mismo tiempo, su toxicidad en un modelo in vitro. Esto quiere decir que no se sabe qué pasaría si a un ser vivo se le diera diacetilo, simplemente podemos saber qué es lo que ocurre cuando se añade determinada concentración del compuesto a un tipo de células en cultivo. Aún así, la noticia decía más acerca del diacetilo:

“esta sustancia atraviesa con facilidad la barrera hematoencefálica que protege al cerebro de sustancias peligrosas”

Los investigadores no han demostrado que el diacetilo cruce la barrera hematoencefálica. Lo que los autores del artículo han demostrado es que el diacetilo es capaz de cruzar una monocapa de células que sirven como modelo in vitro de esta barrera hematoencefálica. Por lo tanto, todo los datos del artículo se refieren al efecto que tiene el diacetilo en células que se encuentran en una placa Petri por lo que, desde mi punto de vista, pasar de eso a decir que causa alzhéimer hay un salto demasiado grande.

Diacetilo (Fuente: Wikicommons)

A pesar de la evidente exageración de los periodistas, ¿es peligroso el diacetilo? ¿empezarán los quimiofóbicos una nueva cruzada contra este compuesto ahora que su nombre sale a la palestra? El diacetilo, también conocido como butanediona o 2,3-butanediona, aparece durante la fermentación como un producto secundario de la síntesis de valina. Aparece de forma natural en algunas bebidas alcohólicas como el vino Chardonnay o algunas cervezas inglesas tipo Ale. Además, se añade a algunos productos como la margarina para darles sabor a mantequilla. Es cierto que hace unos años se descubrió un elevado número de casos de bronquiolitis obliterante, una grave enfermedad pulmonar, entre los trabajadores de las fábricas donde se producía el diacetilo, cuando se calentaba y se inhalaba este compuesto durante largos periodos de tiempo. Es por eso que muchas empresas productoras de palomitas de maíz en los Estados Unidos sustituyeron el diacetilo por otros saborizantes, minimizando así el riesgo para sus trabajadores. Pero una vez que este riesgo es conocido, si se toman las medidas de seguridad adecuadas para los trabajadores, ¿cuál es el riesgo para el consumidor? Según la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA por sus siglas en inglés), en un informe del 2011 donde evaluaban distintos saborizantes, el diacetilo no presenta riesgos para la salud a las dosis a las que se consume habitualmente. Es más, el informe indica que el diacetilo aparece de forma endógena en el ser humano.

Tras haber leído un poco más sobre el tema, yo al menos seguiré consumiendo palomitas de maíz cuando me apetezca sin preocuparme en exceso de desarrollar alzhéimer, y tendré cuidado de no ir a una fábrica a inhalar vapores de diacetilo para proteger mis pulmones.

Moisés García Arencibia

Referencias:

ResearchBlogging.org
More SS, Vartak AP, & Vince R (2012). The Butter Flavorant, Diacetyl, Exacerbates β-Amyloid Cytotoxicity. Chemical research in toxicology PMID: 22731744

David A. Pérez Martínez (2012) Terapias inmunológicas en la enfermedad de Alzheimer: “primum non nocere”. Neurowikia.

EFSA Panel on Food Contact Materials, Enzymes, Flavourings and Processing Aids (CEF); Scientific Opinion on Flavouring Group Evaluation 11, Revision 2 (FGE.11Rev2): Aliphatic dialcohols, diketones, and hydroxyketones from chemical groups 8 and 10. EFSA Journal 2011; 9(2):1170.

Otsuka, M., Harada, N., Itabashi, T., Ohmori, S., 1999. Blood and urinary levels of ethanol, acetaldehyde, and C4 compounds such as diacetyl, acetoin, and 2,3-butanediol in normal male students after ethanol ingestion. Alcohol 17(2), 119-124.

9 comentarios

Archivado bajo Neurociencia, Salud