Un año de blog

Hoy se cumple un año desde que El Blog Falsable comenzó su andadura.  Como digo en la parte de la minibiografía que aparece en el blog, este nació para contar “las cosas que a mi me parecen interesantes y que creo que a más gente pueden interesar también”. Aunque no se me da bien lo de escribir, y le tengo que dedicar bastante tiempo a cada entrada, me lo he pasado muy bien. Desde un principio pensé en dedicar el blog a comentar las noticias científicas, sobre todo relacionadas con la salud, que los medios de comunicación no contaban bien y que podían crear confusión entre los que buscaban información en ellos. Con el tiempo, ha aparecido otro tipo de entradas en el blog, y algunas de estas son las que más satisfacciones me han dado.

Antes de seguir, quiero agradecer a los que me animaron a escribir en internet: Marisa (@lualnu10) que me abrió su Caja de Ciencia para escribir mi primer post; Álex (@txapulin), que me incitaba a comenzar mi propio blog para contar a un público más amplio los temas sobre los que giraban muchas de las discusiones en Cambridge; y principalmente, a mi novia, que era la que me preguntaba todas las semanas si ya había escrito algo y me aguantaba escribiendo hasta las 2 de la madrugada para poder poner un post cada viernes, durante los primeros meses del blog.  Tras dejar Cambridge y volver a España, el ritmo de publicaciones bajó, ya que ahora tenemos otras cosas en las que pensar más allá de escribir en el blog (yo) y de incitarme a escribir (ella).

¡Trolls no, gracias!

En este primer año he logrado publicar 26 artículos (una media de un artículo cada dos semanas) que han recibido casi 67000 visitas (casi 200 al día) y han generado 388 comentarios. La verdad es que no esperaba llegar a estos números cuando comencé a escribir. En el blog he escrito, entre otras cosas, sobre sexo, drogas, fútbol, religión,  y muchas magufadas pseudocientíficas. Estas últimas son las que han generado más debate, con muchos de los creyentes en las distintas pseudoterapias enfrentando sus “a mí me funciona” contra los datos de los distintos estudios y metaanálisis. Muchas de estas personas son las que me han hecho cambiar la política del blog de comentarios abiertos a comentarios moderados. Aquí se admiten los comentarios con opiniones distintas a la mía, pero lo que no se admiten son los insultos. Por contra, leer en algún comentario que alguien, después de ver el artículo, se lo pensará dos veces antes de someterse a una intervención sin eficacia demostrada, me resulta muy gratificante y me anima a seguir escribiendo para denunciar todos esas supercherías.

También he escrito un artículo en colaboración con Naukas y otro para Hablando de Ciencia y he tenido el privilegio de haber sido elegido para albergar el XVI Carnaval de Biología. Además, con esta pobre experiencia divulgadora hay quien me ha considerado capacitado para participar en unas Jornadas de Investigación y Divulgación y para colaborar en una de las mejores webs de divulgación: MappingIgnorance.

carnaval de biología

Este año en la blogosfera me ha servido para conocer a mucha gente muy interesante, principalmente por twitter, aunque he tenido la suerte de poder encontrarme con algunos de ellos en persona.  Muchos de ellos me han apoyado y ayudado en esta labor divulgadora, y de ellos he aprendido mucho. A todos ellos, que no nombro aquí porque son muchos, les envío mi agradecimiento.

Por último, quiero comentar que la principal satisfacción que me he llevado este año me la dio uno de los artículos que menos visitas ha tenido. No era un artículo en el que se criticara una noticia científica mal contada ni en el que se desmontara ninguna terapia pseudocientífica. En el artículo trataba de explicar una investigación publicada en la revista Nature sobre el síndrome de Rett. El único comentario que recibió ese artículo fue este:

Hola Moisés, soy María, mamá de una niña Rett. Me ha gustado mucho tu publicación, lo has hecho un poco más accesible que la mayoría de estudios que estamos acostumbrados a leer, y como mamás no científicos, nos cuesta mucho entender. Desde aquí te pido tu permiso para hacer referencia de tu publicación en mi blog. Gracias.

Solo por ese comentario, ya me merecía la pena todo un año de escribir en el blog.

Ahora a ver si llego al segundo aniversario.

Moisés García Arencibia

18 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

El verdadero motivo de la renuncia del Papa

Hoy se retira el Papa Benedicto XVI. Renuncia el jefe de la Iglesia Católica y del Estado Vaticano. Muchos han sido los rumores acerca de los motivos de tal retirada. La versión oficial habla de problemas de salud y de agotamiento, aunque las malas lenguas dicen que se debe a las luchas internas por el poder económico y político de la curia romana. Muchos medios de comunicación hablarán hoy de esto, pero nadie les contará la verdad. El verdadero motivo es que se retira harto de las magufadas y las pseudociencias en las que creen quienes le rodean, ya que él es un incansable luchador contra las terapias alternativas. Si  no me creen, sigan leyendo.

El yoga es malo. ¡Cuidado!

Ya en 1989, cuando aún era simplemente el Cardenal Ratzinger, la Congregación para la Doctrina de la Fe que él encabezaba publicó un documento titulado “Algunos aspectos de la meditación cristiana” en el que se criticaba duramente el Yoga. En este documento no se critican los posibles beneficios físicos que los movimientos y posturas del Yoga pueden proporcionar, y dice que “algunos ejercicios producen automáticamente un sentimiento de tranquilidad, relajación, sensaciones placenteras e incluso fenómenos de ligereza y calidez“.  Lo que se critica es la meditación que acompaña a los movimientos en ciertas escuelas de yoga. Ya hemos dicho antes en este blog que la meditación no tiene las propiedades curativas que muchos le atribuyen. Así lo decía Ratzinger, que advertía además de los posibles efectos negativos:

Tomar tales sentimientos como auténticos consuelos del Espíritu Santo sería una forma totalmente errónea de concebir la vida espiritual. Darles un significado simbólico típico de la experiencia mística, cuando la condición moral de la persona implicada no corresponde con tal experiencia, representaría un tipo de esquizofrenia mental que podría causar problemas físicos y, a veces, desviaciones morales.

Así que ya ven, confundir las sensaciones físicas placenteras con experiencias místicas como las que sentían San Juan de la Cruz o Santa Teresa de Ávila no solo es ridículo sino que puede llegar a ser peligroso, según Joseph Ratzinger.

Realizando el ensayo clínico sobre el reiki.

Pero si criticaba la meditación cuando era cardenal, una vez que llegó a ser Papa, hizo que su Iglesia siguiera dando caña al maguferío. En 2009, los obispos de Estados Unidos publicaron un documento titulado “Guidelines for Evaluating Reiki as an Alternative Therapy”  (Directrices para evaluar el reiki como terapia alternativa), en el que se calificaba al reiki como una práctica acientífica y supersticiosa. ¡Toma ya! ¡La Iglesia Católica contra la superstición y a favor de la ciencia!  El documento dice que el reiki, una terapia que dice que la enfermedad está causada por un desequilibrio en la “energía vital” (energía que nadie ha demostrado que exista, claro),  “carece de credibilidad científica” y “no existen estudios científicos reputados que demuestren su eficacia”. Añaden que emplear una técnica que no tiene apoyo científico es “generalmente, poco prudente”. ¡Toma golpe a las terapias alternativas!

Lamentablemente, en el mismo documento se indica que “para los cristianos, el acceso a la curación divina es mediante la oración a Cristo como Señor y Salvador, mientras que la escencia del reiki no es la oración sino una técnica que se transmite del maestro de reiki a su pupilo, una técnica que una vez dominada producirá los resultados deseados”. Aquí parece que los obispos no han revisado la literatura científica tan a fondo como en el caso del reiki, ya que los meta-estudios acerca de la curación mediada por el rezo demuestran que esta no funciona (¡oh, sorpresa!) [1]. O igual es que han picado en la broma del número especial de Navidad del British Medical Journal [2].

Ratzinger blogueando.

Puede parecer que Ratzinger ha hecho poco en todos los años que ha estado en el poder (como algunos partidos políticos cuando les toca gobernar) pero considerando lo despacio que evoluciona la Iglesia Católica, es todo un logro que haya dado caña a dos terapias alternativas, aunque se haya dejado muchas otras por el camino.  Además, la oposición que se ha encontrado, con la mayoría de la curia a favor del rezo como vía para la curación, puede haber terminado por hastiarle y por eso ha decidido retirarse. Quien sabe, quizá ahora que tiene tiempo abra un blog y siga desde allí sacándole los colores a las terapias alternativas.

Moisés García Arencibia

Bibliografía:

[1] Jørgensen KJ, Hróbjartsson A, Gøtzsche PC (2009) Divine intervention? A Cochrane review on intercessory prayer gone beyond science and reason. J Negat Results Biomed. 2009; 8: 7.  doi:  10.1186/1477-5751-8-7

[2] Leibovici L (2001) Effects of remote, retroactive intercessory prayer on outcomes in patients with bloodstream infection: randomised controlled trial. BMJ. 323(7327): 1450–1451. PMCID: PMC61047

8 comentarios

Archivado bajo Magufo

Cuentos chinos contra el cáncer de páncreas

Hace un par de meses apareció en algunos medios la noticia de que una planta medicinal china podía curar el cáncer de páncreas. Enseguida, numerosas webs y foros de internet comenzaron a llenarse de comentarios quimiofóbicos y conspiranoicos. Que si la medicina natural es lo mejor, que si las farmacéuticas no quieren que sepamos del poder curativo de las plantas porque entonces no ganarían dinero, que si hay que volver a la medicina milenaria oriental, bla, bla, bla… ¿Qué hay de cierto en la noticia que causó todo este revuelo?

Tripterygium wilfordii

El periódico “El Mundo” hablaba de “Una hierba china contra el cáncer de páncreas“, y el primer párrafo de la noticia terminaba con la siguiente frase:

Una de esas plantas, usada desde hace años por la medicina tradicional china, ha demostrado en ratones potencial contra el cáncer de páncreas.

Por su parte, el popular sitio web ALT1040 (número 1 en el ranking general de eBuzzing en diciembre de 2012) titulaba la noticia de la siguiente manera: “Lei gong teng: la planta medicinal china que mata el cáncer de páncreas“. También en su primer párrafo, se podía leer lo siguiente:

utilizada en la medicina tradicional china desde hace siglos podría ser una nueva vía esperanzadora contra el cáncer de páncreas. Investigadores de la Universidad de Minessota han publicado un estudio donde se acabó con los tumores pancreáticos en ratones. Pronto podría ser testada en humanos.

Thor, dios del trueno.

La planta de la que hablan las noticias es la Tripterygium wilfordii, conocida también como lei gong teng o como “viña del dios del trueno“. Es una planta que se empleaba en la medicina tradicional china para tratar cosas tan dispares como edemas, fiebre, resfriados o el ántrax. La planta, como muchas otras que presentan indicios de utilidad terapéutica, ha sido analizada y estudiada para comprobar sus efectos y los de algunos de sus compuestos de forma aislada. Varios de estos compuestos parecen tener actividad inmunosupresora, antiinflamatoria y efectos inhibidores de la fertilidad masculina.

Uno de estos compuestos presentes en el lei gong teng, el triptolide, había demostrado potencial antitumoral en ensayos in vitro. Ahora, según ALT1040, el compuesto habría demostrado su eficacia en ratones con cáncer de páncreas. Este cáncer es uno de los que tiene peor prognosis, debido a que suele detectarse bastante tarde. La tasa de supervivencia un año después del diagnóstico es de un 20%, y a los 5 años es de solo un 5%. Por lo tanto, la aparición de un fármaco capaz de combatirlo con eficacia debería ser una buena noticia. El problema viene cuando la noticia no está bien explicada.

En ALT1040 citan como fuente de su noticia al portal Bloomberg, y enlazaba al artículo titulado “Drug From Chinese ‘Thunder God Vine’ Slays Tumors in Mice“. Las primeras 6 palabras de ese artículo dicen “A drug made from a plant”, lo que significa “un fármaco hecho a partir de una planta”. Véase la diferencia entre A) que la planta cure, B) que un compuesto de la planta cure, y C) que un compuesto sintetizado a partir de la planta cure. Y es que, si uno sigue leyendo la noticia de Bloomberg, o va directamente al artículo original publicado en Science Translational Medicine [1], puede ver que lo que han hecho los investigadores es diseñar un nuevo fármaco basado en el triptolide y que mejora las propiedades de éste. Dado que el triptolide tiene una solubilidad muy pobre, los autores, de la Universidad de Minnesota, diseñaron un compuesto con mejor solubilidad a partir de la molécula de triptolide. A este compuesto le llamaron Minnelide.

Conversión del triptolide en Minnelide.

Este compuesto no aparece en la noticia de ALT1040. En la noticia de El Mundo, aparece al final del tercer párrafo, cuando dicen que:

investigadores de la Universidad de Minnesota (EEUU) han diseñado un derivado sintético de esta planta, al que bautizaron como minnelide.

¿A qué viene entonces el título de la noticia y el primer párrafo de El Mundo, diciendo que una planta tradicional china es la responsable del efecto observado? Esta irresponsabilidad a la hora de dar la noticia es la que hace que numerosas personas alimenten su quimiofobia y sigan cayendo en la falacia del recurso a lo natural, pensando que lo natural es mejor que lo sintético. Como se ha demostrado en esta ocasión, este no es el caso y el fármaco sintético mejora las propiedades del compuesto natural. Además, para aquellos que aún así consideren mejor consumir la planta, que sepan que tanto la  UK Medicines and Healthcare products Regulatory Agency (MHRA) del Reino Unido como la State Food and Drug Administration (SFDA) de China han advertido del riesgo que conlleva su consumo, debido a los efectos secundarios significativos causados por los distintos compuestos presentes en la planta.

No quisiera terminar sin mencionar al diario ABC. A pesar de que en alguna ocasión les he dado un tirón de orejas por algunas de las noticias de su sección de ciencia, en esta ocasión les quiero felicitar porque en este caso han sabido explicar la noticia muy bien en su artículo titulado “Prueban un fármaco eficaz en cáncer de páncreas“.

Y con esta entrada, que  participa en la XX edición del Carnaval de Química organizado por la genial @bioamara en el blog La Ciencia de Amara, me despido hasta el año que viene, deseándoles a todos un feliz año 2013.

 

Moisés García Arencibia

Referencias:

1. Chugh et al. (2012) A Preclinical Evaluation of Minnelide as a Therapeutic Agent Against Pancreatic Cancer. Sci Transl Med 4: 156ra139. DOI: 10.1126/scitranslmed.3004334

8 comentarios

Archivado bajo Carnaval, Salud

Crónica de la Semana de la Ciencia: ¿Qué hace el cannabis en tu cerebro?

Esta semana ha dado comienzo la 12 Semana de la Ciencia de Madrid (que en realidad dura 2 semanas, del 5 al 18 de Noviembre). Durante estos días, se intenta acercar la Ciencia a todos los públicos, con distintas actividades: mesas redondas, conferencias, talleres, proyecciones, etc… La Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides (SEIC), de la que formo parte desde hace muchos años, participó con una actividad titulada “¿Qué hace el cannabis en tu cerebro?” que se desarrolló durante los días 5 y 6 de Noviembre.

Las actividades del primer día tuvieron lugar en el Caixaforum, y asistieron unas 130 personas. Aunque estaba abierta al público en general, estaba pensada principalmente para estudiantes de secundaria y bachillerato, y estos eran mayoría entre el público, ya que unos cuantos profesores trajeron a sus alumnos a estas jornadas. Tras una breve presentación, el Dr. Manuel Guzmán, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la UCM, explicó de forma muy didáctica qué es el cerebro y cómo actúan las drogas sobre él, haciendo especial hincapié en el cannabis. Habló del mecanismo de acción de los cannabinoides, los compuestos de la planta de la marihuana (Cannabis sativa), y de la existencia de un sistema cannabinoide endógeno, que regula distintas funciones en nuestro organismo (apetito, dolor, movimiento, émesis, memoria, aprendizaje,…) actuando en distintas áreas del cerebro.

De izquierda a derecha: Ismael Galve-Ropehr (organizador), Javier Fernández-Ruiz (moderador) y Manuel Guzmán (ponente).

Tras una breve pausa, comenzó la parte más entretenida de la mañana: la mesa redonda. Los asistentes preguntaban cualquier cosa que quisieran saber sobre el cannabis y su acción en el cerebro, y estas eran respondidas por los miembros de la mesa (2 catedráticos, 1 profesor titular, 1 profesor ayudante doctor, 2 investigadores postdoctorales y 1 becario predoctoral). Recibimos preguntas de todo tipo. La primera fue “¿Es mejor fumar marihuana o hachís?“, a las que siguieron otras como “¿Cuál es la diferencia entre fumarlo solo o mezclado con tabaco?”, “¿El cannabis mata neuronas?”, “¿La pérdida de memoria que produce el cannabis es temporal o permanente?”, o “¿Cuál es el riesgo de psicosis cannábica?”. Tras perder la timidez inicial, los chavales no paraban de hacer preguntas y de no ser por las limitaciones del horario impuesto, podríamos haber seguido allí respondiendo a sus dudas durante mucho más tiempo.

Algunos de los miembros de la mesa redonda.

El segundo día tuvieron lugar los talleres en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. El objetivo era que se consolidaran los conocimientos adquiridos el día anterior. Asistieron unos 80 alumnos de secundaria, que fueron divididos en pequeños grupos que participaron en las siguientes actividades:

  • Manejo de modelos de plástico del cerebro humano. Los modelos pueden desmontarse para permitir observar las distintas áreas y así explicar dónde llevan a cabo sus principales acciones los cannabinoides.
  • Representar una sinapsis y el mecanismo neuromodulador de los cannabinoides en la misma, empleando plastilina.
  • Resolver sopas de letras, autodefinidos y una serie de preguntas relacionadas con los cannabinoides y su acción en el cerebro.
  • Emplear un programa informático que permite visualizar las áreas cerebrales de interés.

Además, los alumnos, esta vez fuera del control directo de sus profesores, aprovecharon para seguir haciendo más preguntas. No solo sobre los cannabinoides sino, aprovechando que proyectábamos imágenes de nuestros experimentos (principalmente de microscopía de fluorescencia) preguntaron cómo podíamos detectar proteínas en las células o cómo las veíamos al microscopio.

Los participantes manejando los modelos de cerebro humano.

Personalmente, la experiencia me resultó muy positiva. Ya había dado charlas en institutos y colegios mayores sobre el efecto de la marihuana en el cerebro, pero no había hecho talleres con los adolescentes, y me gustó mucho ver el interés que ponían en lo que hacían. En cuanto a si a ellos les gustó la experiencia, me quedo con la frase que decía uno al marcharse, que era algo así como “Jo, y yo que creía que lo sabía todo sobre los porros”.

PD: Si queréis que alguno de los miembros de la SEIC vaya a dar alguna charla (hay miembros en casi toda España), podéis decírmelo a mí o contactar con la propia SEIC a través de su web.

Moisés García Arencibia

Esta entrada participa en la XIX edición del Carnaval de Química  organizado por @scariosHR en el blog de LEET ME Explain

11 comentarios

Archivado bajo Carnaval, Neurociencia, Salud

Resumen del XVI Carnaval de Biología

Bueno, pues ya ha terminado la XVI Edición del Carnaval de Biología. Más que suponer un trabajo, ha sido para mí un placer poder alojar esta edición en mi blog, y ser así de los primeros en leer las entradas que han participado. Han sido un total de 30 artículos de 20 blogs distintos en los 29 días que ha durado este Carnaval, lo que hace que se haya publicado más de uno al día de media. La mayoría han seguido el tema propuesto, la Neurobiología, pero otros han hablado de nutrición, etología, botánica, fisiología, genética, etc… así que hay artículos para todos los gustos, como podéis ver en este resumen.

1. El regreso de la tuberculosis publicado en El neutrino por @altatoron, donde nos explica cómo los recortes en Sanidad pueden hacer que esta enfermedad se convierta en un grave problema de salud pública.

2. Yo soy mis genes y mi Conectoma publicado en Considérate pequeño para llegar a ser Grande por @scariosHR, en la que no sólo explica lo que es el conectoma, sino que además nos presenta el proyecto EyeWire, un juego mediante el cual podremos contribuir nosotros mismos al progreso de la Ciencia desde nuestro ordenador.

3. Tocata y fuga de un cáncer de próstata publicado en Flagellum por flagellum. Cómo una mutación de las células de este cáncer no solo resistentes al tratamiento sino que multiplica su crecimiento.

4. El emplazamiento de la metaconsciencia en la mente publicado en XdCiencia por xdciencia. ¿En qué partes del cerebro se controla la conciencia de uno mismo?

5. ¿Quieres que el tiempo pase más despacio? ¡Prepárate! publicado en El Blog Falsable por @moigaren. Mi primera participación en el Carnaval, contando cómo aumentando la atención puede hacer que tengamos la sensación de que el tiempo se enlentece.

6. El alemán publicado en Pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión por @Ununcuadio. Una educativa descripción de la enfermedad de Alzheimer.

7. A mal entendedor… publicado en Sofocracia por @Sofocracia_es, en el que se ofrece una instructiva explicación sobre la afasia.

8. Capitán metabollito publicado en Vendo mi cuerpo por ser delgad@ por @vendoXdelgada. Una divertida historia donde el capitán metabollito nos explica de forma divertida cómo calcular el gasto energético.

9. ¿Qué pasó después de la bomba del 30 de octubre? publicado en Pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión por @Ununcuadio. En su segunda entrada, nos cuenta qué fue realmente lo que pasó en la explosión ocurrida en la Universidad de Navarra.

10. Al menos un 4% adicional del genoma es inequívocamente humano publicado en Experientia Docet por @EDocet. Cómo ENCODE puede ayudarnos a entender qué nos hace humanos a los humanos.

11. El gran remedio antigolpes publicado en Blog de laboratorio por @doctorGENoma. ¿Cuáles son los componentes de la árnica y por qué se emplea para tratar los golpes? La respuesta está en este artículo.

12. Olores que cuentan historias publicado en Sofocracia por @Sofocracia_es. En su segunda entrada, nos cuenta cómo funciona el sentido del olfato y cuál es su relación con la memoria.

13. Electroquímica de procesos biológicos (I): el potencial de acción publicado en Curiosidades de un químico soñador por @yerga. En un Carnaval dedicado a la neurobiología, no podía faltar una entrada explicando cómo funcionan las neuronas.

14. Espectacular migración de ermitaños publicado en Ser vivo por @Ser__vivo. Realmente espectacular ver a un millón de cangrejos soldado de las Islas Vírgenes en el vídeo de esta entrada.

15. Receptores nucleares y formación de recuerdos a largo plazo publicado en Experientia Docet por @EDocet. En su segunda entrada nos explica cómo una familia de factores de transcripción llamada Nr4a es clave en la formación de la memoria a largo plazo.

16. Neurogénesis y diabetes: promesas, hitos y… ¡Más promesas! publicado en Aurea Curiositas por @aureacuriositas. ¿Quieres saber qué relación hay entre la generación de nuevas neuronas y la diabetes? ¿Y entre esto y las enfermedades neurodegenerativas? Pues no te pierdas esta entrada.

17. Huntington en España publicado en ¡Ciencinante! por @pablolobatovill. Para saber más sobre la corea de Huntington y su relación con nuestro país.

18. La fiebre del oro publicado en Pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión por @Ununcuadio. Tercera entrada de esta incombustible bloguera. En este caso nos explica el origen de la expresión “fiebre del oro”.

 

19. Descubriendo nuevas especies. El caso del “musgo peludo” publicado en Hablando de Ciencia por @copepodo. Desde esta genial plataforma de divulgación nos llega este artículo donde se ve el complicado proceso que hay detrás de la descripción de una nueva especie.

20. El amor como fruto de la evolución publicado en Destejiendo el Mundo por @Destejiendo. ¿Cuál es el origen del amor? ¿Qué mecanismos evolutivos favorecieron su aparición?

21. Científicos olvidados: Nehemiah Grew publicado en El neutrino por @altatoron. En su segunda entrada, recupera la figura del padre de la fisiología vegetal.

Mi foto22. Están vivos publicado en Curiosidades de la Microbiología por @Manuel_SanchezA. Un post que nos enseña una nueva forma de ver los virus. ¿Habrá que cambiar los libros de texto?

23. Explorando los mecanismos del dolor: la rata topo desnuda y su tolerancia a los vapores ácidos publicado en Experientia Docet por @EDocet. Tercera entrada de este maravilloso blog de divulgación. Esta vez, nos presenta a un bicho que no puede parecer muy bonito, pero que resulta muy útil para entender mejor los mecanismos del dolor.

https://tubodeensayos.files.wordpress.com/2012/07/daniel21.png?w=200&h=25324. Operación hiperhidrosis publicado en Tubo de ensayos por @tubodeensayos. Un pequeño cuento sobre la sudoración.

 

25. Fotosíntesis y quimiosíntesis publicado en El neutrino por @altatoron. Tercera entrada de este divulgador, donde nos habla de estas dos formas que emplean los seres vivos para obtener energía.

26. La venganza del lobo publicado en Vendo mi cuerpo por ser delgad@ por @vendoXdelgada. En su segunda entrada,nos presenta una historia detectivesca con el lobo de caperucita como principal sospechoso.

Mi foto27. Phee ɸ Phoh PhuZ: El cuento del fago gigante y la tubulina furtiva publicado en Curiosidades de la Microbiología por @Manuel_SanchezA. En la segunda entrada de este blog, conoceremos a un virus que se lleva sus propias “herramientas” cuando va por ahí, por si no le gustan las de sus hospedadores.

28. Acupuntura, dolor crónico y efecto placebo publicado en El Blog Falsable por @moigaren. En mi segunda entrada publico un artículo en la línea habitual del blog, desmintiendo un nuevo caso de mala prensa científica.

https://falsable.files.wordpress.com/2012/10/fons2bdef2b8.jpg?w=29929. y 30. En el último momento llegan estas dos entradas sobre bacterias publicadas por Ícara. La primera, El porqué de las bacterias que soportan la radiación límite, la publica en El mundo de las Ideas. La segunda, Las cianobacterias, la publica en High Ability Dimension.

Esto ha sido todo lo que ha dado de sí esta XVI Edición del Carnaval de Biología, espero que la hayan disfrutado tanto como yo. Estén atentos, porque muy pronto dará comienzo la XVII Edición, que tendrá lugar en el blog Pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión de @Ununcuadio.

Moisés García Arencibia

4 comentarios

Archivado bajo Carnaval

Acupuntura, dolor crónico y efecto placebo.

(Fuente: Wikicommons)

La acupuntura le gana la batalla al dolor crónico“. Así de contundente titulaba el diario ABC uno de sus  artículos hace dos semanas. La noticia seguía con un subtítulo que decía “Un estudio ha demostrado que la tradicional técnica china puede mitigar la artritis, las migrañas y los dolores de espalda”. Con la cantidad de gente que sufre esos dolores, que disminuyen muchísimo su calidad de vida y que en ocasiones pueden llegar a ser incluso incapacitantes ¿se ha conseguido por fin la solución a sus problemas? ¿Se ha demostrado por fin que las terapias tradicionales chinas (o las “terapias alternativas” en general) pueden ser mejores que la Medicina convencional? ¿Habían descrito por fin cómo funciona la acupuntura?. No podía quedarme con estas dudas, así que decidí seguir leyendo.

(Fuente: Wikicommons)

¿En qué consiste la acupuntura? Se basa en la inserción de agujas (así que nada de “natural”) en determinados puntos de la piel. Estimulando estos puntos (hay unos 400), se consiguen corregir los desequilibrios del “qi” (chi), la energía vital que fluye a través de los 20 “meridianos” que cruzan el cuerpo. Hasta la fecha, nadie ha conseguido demostrar la existencia del qi o de los meridianos, pero parece que a algunos eso no les importa. Se han realizado estudios acerca de la utilidad de la acupuntura para el tratamiento de adicción a drogas, depresión, insomnio, miopía, esquizofrenia, autismo, etc… sin ninún resultado positivo. En las pocas situaciones en que parecía tener algún efecto, como en el caso del tratamiento de las náuseas y los vómitos, la realización de estudios de mejor calidad han terminado por demostrar que no funciona.

¿Qué tiene este estudio que menciona ABC de diferente? Según el periódico, el estudio, publicado en Archives of Internal Medicine, es el más exhaustivo que se ha realizado hasta la fecha. Dice que los investigadores “realizaron pruebas aleatorias controladas en 17.922 pacientes”. Esto es mentira. Lo que los investigadores han hecho es revisar la literatura existente sobre el uso de la acupuntura para tratar el dolor crónico, seleccionar (basándose en criterios establecidos a priori) aquellos trabajos que son mejores desde el punto de vista metodológico, y analizar los datos de todos ellos juntos. Esto es lo que se conoce como metaanálisis. Los investigadores incluyeron finalmente 29 estudios científicos en su metaanálisis. La particularidad es que contaron con los datos originales que se obtuvieron en cada uno de esos estudios,  gracias a la colaboración entre los distintos grupos de investigación.

Siguiendo con la noticia del ABC, dice que el estudio ha sido financiado por los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH por sus siglas en inglés). Quizá piensan que así el estudio tiene más credibilidad. En cualquier caso, la realidad es que el estudio está financiado por el Centro Nacional para la Medicina Alternativa y Complementaria (NCCAM) y por el Instituto Samueli, que promueve la investigación en terapias alternativas.

Fuente: Wikicommons

En cuanto a los resultados, el metaanálisis comparaba cómo mejoraba el dolor crónico en pacientes que recibían tratamiento con acupuntura, comparado con pacientes que no recibían tratamiento alguno y con pacientes que recibían acupuntura “simulada” (que el ABC llama “de mentiritas” [sic]). Un tercio de los artículos empleados en el metaanálisis no incluían un grupo de pacientes con acupuntura simulada. En aquellos que la incluían, el método para simular la acupuntura no era el mismo. En unos, las agujas se clavaban solo superficialmente. En otros, las agujas no se clavaban, sino que entraban en su funda cuando se presionaban sobre la piel. En otros casos, las agujas se clavaban en sitios que no correspondían a los puntos tradicionales de acupuntura (y que, por tanto, no iban a mejorar el flujo del supuesto qi a través de los supuestos meridianos). Esto además hace que los estudios de doble ciego (donde ni el paciente ni el investigador saben si están administrando el tratamiento o el control) sean casi inexistentes, ya que el investigador sabe si está clavando la aguja o no, si ésta entra a la profundidad adecuada y si está en el punto en que debería estar. Además, el estudio cuenta con algunos problemas estadísticos que no voy a mencionar aquí, pero que están explicados en el análisis que A.L. Avins hace de este estudio en la propia revista donde se publicó.

Lo mejor de todo es que, la conclusión del metaanálisis es que aunque la acupuntura tiene un ligero efecto beneficioso sobre el dolor crónico, el efecto es el mismo que el de la acupuntura simulada. Esto quiere decir que la acupuntura no está actuando sobre el qi ni sobre ninguna otra cosa, sino que su acción se debe al efecto placebo. Aún así, hay quien defiende que aunque solo sea por el efecto placebo, la acupuntura debería poder usarse para calmar el dolor. Es lo que indica el antes mencionado A.L. Avins en su comentario acerca del metaanálisis y lo que dicen algunos medios de comunicación como la CBS, que indica que “Placebo or not, acupuncture can help with pain” [Placebo o no, la acupuntura puede ayudar con el dolor].

(Fuente: Wikicommons)

¿Qué es el efecto placebo? Es la mejora de la condición médica que no se puede atribuir a la medicación o al tratamiento que se haya administrado. Este efecto es mayor cuando se miden efectos subjetivos (como la sensación de dolor) y menos o casi inexistente cuando se miden efectos objetivos (presión sanguínea, por ejemplo). Se ha indicado que el efecto placebo es psicológico, y se basa en las expectativas del paciente y en el condicionamiento. El hecho de que el paciente acuda a un centro médico a recibir un tratamiento que le han dicho que le va a curar, hace que su cerebro “se lo crea”, y por lo tanto ocurren cambios en el cuerpo como reducción del estrés, que facilitan la mejora de la condición del paciente.

Entonces, si el efecto placebo existe, ¿está bien recomendarle a un paciente que se someta a un tratamiento que no funciona más allá del efecto placebo, como sostienen algunos? Bueno, desde el punto de vista ético, el médico estaría mintiéndole al paciente al decirle que la terapia a la que le van a someter (y que va a pagar, que las terapias alternativas no son gratis) tiene alguna utilidad médica más allá del efecto placebo. Si le dice la verdad, estaría disminuyendo el efecto placebo ya que, recordemos, este se basa en las expectativas del paciente. Por otro lado, el efecto placebo no es siempre beneficioso e inocuo. El hecho de que algunas terapias alternativas puedan tener ligeros efectos debido al efecto placebo puede hacer que la gente piense que realmente funcionan y que dejen de lado la verdadera Medicina para echarse en brazos del primer curandero que, como una vez le alivió la jaqueca, seguro que también le puede curar ese cáncer de páncreas (recuerden a Steve Jobs).

Moisés García Arencibia

Esta entrada participa en el XVI Carnaval de Biología que se celebra en este mismo blog.

Referencias:
ResearchBlogging.org Vickers AJ, Cronin AM, Maschino AC, Lewith G,MacPherson H, Foster NE, Sherman KJ, Witt CM, Linde K, for the Acupuncture Trialists’ Collaboration (2012). Acupuncture for Chronic Pain. Individual Patient Data Meta-analysis. Archives of Internal Medicine : 10.1001/archinternmed.2012.3654

ResearchBlogging.org Avins, AL (2012). Needling the Status Quo. Comment on “Acupuncture for Chronic Pain” Archives of Internal Medicine : 10.1001/archinternmed.2012.4198

28 comentarios

Archivado bajo Magufo, Salud

¿Quieres que el tiempo pase más despacio? ¡Prepárate!

Tranquilos, que en el post de hoy no va de ninguna magufada que te prometa tener  superpoderes para esquivar las balas como Neo en Matrix (ejemplo que pueden entender los más jóvenes) o congelar el tiempo como Evie Garland (ejemplo para gente con más de 30 y tantos años). Hoy voy a hablar de una noticia que me ha llamado la atención esta semana y que además trata de Neurobiología, con lo que participo en el XVI Carnaval de Biología que organiza este mismo blog. Según la BBC,  El tiempo pasa “más lento” para los grandes deportistas. ¿Es esto cierto? ¿Cuál es la explicación? Seguid leyendo y os lo explico.

La noticia se basa en un artículo titulado “Ready steady slow: action preparation slows the subjective passage of time” [Preparado, listo, despacio: la preparación para la acción disminuye el paso subjetivo del tiempo] publicado en Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences. Según el primer firmante del artículo, el Dr Nobuhiro Hagura, del Instituto de Neurociencia Cognitiva del University College en Londres, la idea surgió tras oir a los bateadores de béisbol en Japón decir que sentían que la bola se movía “más lentamente” cuando la iban a golpear. Algunos tenistas afirmaban sentir lo mismo y  los corredores de Fórmula Uno, según el Dr. Hagura, “describen una sensación similar cuando pasan a otro competidor en la pista”.  ¿Eran estas simples anécdotas de deportistas? ¿Era una ilusión del cerebro después de haber realizado el movimiento? ¿o realmente los deportistas tenían esta sensación antes de realizar el movimiento? La hipótesis del artículo es que esta sensación de dilatación del tiempo ocurre antes del movimiento, durante la fase de preparación de la acción, y que esto se debe a que el cerebro maximiza su capacidad de captación de información sensorial antes de realizar el movimiento.

Hagamos ahora un pequeño alto para hacer un muy breve resumen de cómo haría el cerebro de un bateador o un tenista para saber cómo tiene que golpear una bola que viene a gran velocidad. El cerebro recibe información de los sentidos (la velocidad, efecto y trayectoria de la bola), la procesa y envía información a los músculos para que efectúen el movimiento (golpear la bola). El problema es que esa información que va de los ojos al cerebro y de éste a los músculos, aunque viaja muy rápido, tarda tiempo en hacer su recorrido. Así que el tenista no sabe “exactamente” dónde está la bola y por lo tanto tiene que hacer una “estimación” de dónde estará, basándose en la información que recibe y en lo que ha aprendido (la experiencia le ayudará a saber cuánto botará la bola según la superficie de la pista de tenis, o qué efecto cogerá, por ejemplo). Así que a mayor información recibida, mejor estimación de la posición de la bola. De ahí que maximizar la “capacidad de captación de información sensorial antes de realizar el movimiento” haga que el deportista sienta que el tiempo se congela y tiene más tiempo para hacer un golpe perfecto.

Volviendo al artículo, para probar su hipotésis el Dr. Hagura realizó una serie de sencillos experimentos en la que los sujetos voluntarios tenían que responder a una serie de estímulos visuales en una pantalla. Los participantes se situaban frente a la pantalla, con el dedo índice de la mano derecha sobre un pulsador, y fijaban la vista sobre una cruz en medio de la pantalla. Entonces recibían un impulso visual de duración variable (de 700 a 1600 ms) que les indicaba si debían prepararse para realizar el movimiento (si aparecía un símbolo +) o si no debían prepararse para el movimiento (si aparecía el símbolo X). Cuando el impulso visual desaparecía, los participantes debían ejecutar el movimiento o mantener la mano en la misma posición, según el símbolo que hubieran visto, y posteriormente indicar si les había parecido que el impulso visual había sido “largo” o “corto” en comparación con los otros impulsos vistos anteriormente (los participantes habían recibido varias sesiones de entrenamiento antes del experimento). Los resultados indicaron que los participantes que se preparaban para realizar el movimiento (los que veían el símbolo +) consideraban que los impulsos habían sido más “largos”, así que les parecía que el tiempo pasaba más despacio que para aquellos que no se preparaban para la acción.

Diseño del experimento

¿Era esta percepción de dilatación temporal debida a la preparación para el movimiento o había otra causa? Otros autores ya habían indicado anteriormente que prestar atención ya era suficiente para sentir una dilatación temporal, así que podia ser esta la causa del resultado antes descrito. Para descartar que se debiera al aumento de atención, los autores realizaron otro experimento similar al anterior pero en el que los participantes no debían prepararse para realizar un movimiento sino para distinguir si aparecía en la pantalla la letra C o la letra G. Por lo tanto los participantes que veían el símbolo + aumentaban su atención para reconocer la letra mientras que los que veían el símbolo X no necesitaban reconocer la letra y por lo tanto no aumentaban la atención. Los resultados no mostraron diferencias significativas entre ambos grupos, por lo que la percepción subjetiva de dilatación temporal no se debía a un aumento de la atención.

Además, los autores demostraron que cuanto más se preparaban los voluntarios para una posible acción, más dilatada era su percepción del tiempo. Para ello diseñaron un experimento en el que introducían “incertidumbre” acerca de dónde aparecería el objetivo que debían señalizar. Si los participantes no sabían dónde aparecería el objeto que debían señalar no podían preparar el movimiento, pero si se les decía dónde aparecería el objetivo, no existía incertidumbre y por lo tanto estaban mejor preparados para realizar la acción. Estos últimos que estaban más preparados percibían una mayor dilatación temporal.

En los últimos experimentos, los autores demostraron que esta sensación de dilatación temporal no se percibía tras la realización del movimiento, sino que era previa al mismo y debida a un aumento en la capacidad de procesamiento de la información visual.

¿Y qué tienen que ver los deportistas con todo esto? Aparte de la anécdota que llevó a los investigadores a realizar el estudio, no se relaciona a los deportistas con esta mayor capacidad de procesamiento visual. Los autores señalan que lo que les gustaría hacer ahora para confirmar sus resultados es realizar estudios de neuroimagen para comprobar que efectivamente aumenta la actividad en las áreas cerebrales encargadas del procesamiento visual y realizar estudios para analizar si los deportistas tiene, como ellos suponen, una mayor actividad en estas áreas cuando preparan el movimiento.

Así que, aunque no lleguemos a los niveles de los personajes que puse como ejemplo en el primer párrafo, ya sabemos que si nos preparamos, podremos llegar a ralentizar el tiempo (más bien nuestra percepción del mismo) aunque sea unos pocos milisegundos.

Estos son los dos ejemplos que usé en el primer párrafo de esta entrada.

Pues lo dicho, que esta entrada participa en el XVI Carnaval de Biología.

 

Moisés García Arencibia

Referencias:

ResearchBlogging.org
N. Hagura, R. Kanai, G. Orgs and P. Haggard (2012). Ready steady slow: action preparation slows the subjective passage of time. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences : 10.1098/rspb.2012.1339

18 comentarios

Archivado bajo Neurociencia