Oxitocina, ¿la nueva Viagra?

Hace un par de semanas leí en diferentes periódicos y blogs que la “hormona de los mimosos”  podía ser la nueva Viagra. Para afirmar esto, se basaban en un estudio publicado en The Journal of Sexual Medicine, que  hablaba de la oxitocina. Mi sentido escéptico se puso en alerta y me hizo preguntarme ¿qué hay de cierto en estas noticias?

Oxitocina

La oxitocina es una hormona con un papel muy importante en la reproducción. Los primeros estudios sobre este polipéptido caracterizaron su actividad periférica, mostrando que se libera en grandes cantidades durante el parto, facilitando el nacimiento, y también al estimular los pezones durante la lactancia. Estudios recientes señalan que podría liberarse también tras el orgasmo tanto en hombres como en mujeres.

Existe un creciente interés por el papel que la oxitocina puede tener en el cerebro. La oxitocina juega un rol importante en los mamíferos en el control de la sociabilidad, y es importante en el control del apego, la exploración social, el reconocimiento de otros individuos, la agresión, la ansiedad y el miedo. Por su importancia para las relaciones sociales, los medios de comunicación la suelen llamar “la hormona del amor”, “la hormona de los mimosos” y otras lindezas del estilo. Por supuesto, en ningún artículo científico se le denomina así.

En los últimos años, se han realizado numerosos estudios sobre el papel de la oxitocina en las interacciones sociales humanas, sobre los mecanismos genéticos de variabilidad de la señal de esta hormona entre los individuos y sobre su acción en el cerebro mediante estudios de neuroimagen. Cada vez existen más evidencias de que el sistema de señalización de la oxitocina no funciona adecuadamente en algunos trastornos mentales asociados a déficits sociales, como el autismo, el trastorno social de ansiedad, el trastorno límite de la personalidad o la esquizofrenia. Se están llevando a cabo distintos ensayos administrando oxitocina mediante sprays nasales, que permiten que llegue al cerebro de forma no invasiva.

Una vez terminada esta breve introducción sobre la oxitocina, vamos a analizar la noticia de El Confidencial, “La hormona de los mimosos” podría ser la nueva Viagra, que afirma:

Un equipo de científicos de la Universidad de California ha revelado que su efecto en los hombres es más poderoso de lo que se creía y podría, incluso, promover el estado de excitación sexual. Si el estudio llega a buen puerto, la Viagra dejaría de ser el único remedio conocido contra la disfunción eréctil.

Ya de entrada, y antes de analizar la parte científica de la noticia, el artículo presenta un par de errores graves que dan una muestra de la poca atención que prestaron al escribirlo:

  • La noticia insiste en que el estudio se realizó en varios hombres. Dice que “La investigación, publicada en el Journal of Sexual Medicine, se centró en el comportamiento de hombres casados”, que “mostraron un incremento en su afectividad, respecto a amigos y compañeros de trabajo, y una importante mejoría en su desempeño sexual” y que los resultados “no sólo fueron percibidos por los hombres participantes en la investigación, también los notaron sus mujeres”. La realidad es que el artículo científico no describe un ensayo a gran escala, sino que habla de un solo caso.
  • La noticia dice también que “El doctor Mike Wyllie, participante en el estudio, ha explicado al diario británico The Independent, que este hallazgo podría ayudar a encontrar un fármaco alternativo a la Viagra”. El Dr Wyllie no participó en el estudio sobre la oxitocina, ya que no es uno de los autores del mismo, ni el paciente, ni se le menciona por ninguna parte. Este doctor participó en el desarrollo de la Viagra.

Pensé que, a lo mejor, en El Confidencial estaban comentando un artículo distinto del que yo pensaba, hasta que encontré una noticia en el Daily Mail publicada 6 días antes que era prácticamente igual, aunque sin los errores antes señalados.

Aparte de los errores de la noticia periodística, ¿es realmente la oxitocina una alternativa a la Viagra? Como he indicado antes, el estudio describe el caso de una sola persona. A este hombre se le estaba administrando oxitocina para tratar sus problemas de relación y de fobia social, y  mostró un aumento de la libido, de la función eréctil y de la satisfacción en el orgasmo. De ahí a decir que la oxitocina es la nueva Viagra va un mundo. Para ello habría que diseñar nuevos ensayos que tuvieran en cuenta, además de aumentar el número de sujetos en el estudio, lo siguiente:

  • El caso descrito es el de un paciente sin disfunción eréctil, que es para lo que se usa la Viagra, sino con fobia social. No se sabe qué pasará en pacientes sin fobia social.
  • No hay grupo control con el que comparar el efecto de la oxitocina y descartar que se deba al efecto placebo.
  • Tampoco se comparan sus efectos con el de un grupo que tome Viagra para ver si es más efectiva o no.
  • Habría que estudiar si la administración nasal de oxitocina es segura o tiene efectos secundarios a largo plazo.

Así pues, no hay que hacer caso del sensacionalismo periodístico y hay que tomar con reservas el artículo científico, conociendo sus limitaciones. Y lo más importante, no hay que ponerle nombres ridículos a las hormonas, que oxitocina es mucho mejor que “hormona de los mimosos”.

Moisés García Arencibia

Nota: Esta entrada participa en la XV Edición del Carnaval de Química que este mes se alberga en “El cuaderno de Calpurnia Tate”, el blog de Luis Moreno (@luisccqq) y en la XIII Edición del Carnaval de Biología que se celebra en el gran Blog Caja de Ciencia de Marisa Alonso ( @lualnu10).

Referencias:

ResearchBlogging.org
MacDonald, K., & Feifel, D. (2012). Dramatic Improvement in Sexual Function Induced by Intranasal Oxytocin The Journal of Sexual Medicine, 9 (5), 1407-1410 DOI: 10.1111/j.1743-6109.2012.02703.x
ResearchBlogging.org
Meyer-Lindenberg, A., Domes, G., Kirsch, P., & Heinrichs, M. (2011). Oxytocin and vasopressin in the human brain: social neuropeptides for translational medicine Nature Reviews Neuroscience, 12 (9), 524-538 DOI: 10.1038/nrn3044

5 comentarios

Archivado bajo Neurociencia, Salud

5 Respuestas a “Oxitocina, ¿la nueva Viagra?

  1. Pingback: Oxitocina, ¿la nueva Viagra?

  2. Pingback: Oxitocina, una hormona que ayuda a los hombres a ser fieles

  3. Oscar Espino MD

    Varios estudios offline han mostrado los beneficios de oxitocina en la sexualidad de hombres y mujeres. Es cierto que no existen estudios controlados, y creo que no existirán nunca dado que probablemente ningún laboratorio se interesará en invertir grandes sumas de dinero en la investigación de un fármaco cuya patente se venció hace varias décadas por tanto careciendo de rentabilidad y que cualquier compañía puede fabricar. Así que los que trabajamos con pacientes con problemas sexuales tendremos que utilizar la oxitocina spray nasal basados únicamente en los resultados publicados hasta hoy y en nuestra propia experiencia no basándonos en evidencias (meta-análisis).

  4. Pingback: Un año de blog | El Blog Falsable

  5. Si almenos te estimula y consigue efectos positivos yo lo veo como un avance de los buenos ya que la viagra tiene algunos efectos secundarios un poco perjudiciales. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s